Fotos: Fredd Ramos / Página Siete
      Fotos: Fredd Ramos / Página Siete
      Manifestantes bloquean, ayer, una zona de la autopista que conecta las ciudades de La Paz y El Alto.

        Se exigen 1.000 ítems y construcción de mil de aulas, entre otros


        MEDIDA Vecinos de seis distritos, dirigidos por el Consejo Distrital de Juntas Escolares (Codije), se movilizaron en la ciudad y bloquearon al menos cinco puntos.

        Sergio A. Miranda / El Alto - 20/03/2012

      Padres de familia de los distritos 1, 2, 6, 7, 8 y 14 de El Alto, dirigidos por el Consejo Distrital de Juntas Escolares (Codije), bloquearon ayer al menos cinco puntos de la urbe alteña, exigiendo que las autoridades atiendan siete demandas.

      Agrupados en juntas escolares, los apoderados bloquearon en las zonas de Senkata y de Ballivián, en el peaje (Autopista), en el cruce a Viacha y en Ciudad Satélite. La vecina ciudad estuvo prácticamente aislada durante gran parte del día, pues no había posibilidad de salir de ella, en vehículo, casi en ninguna dirección.

      En estos puntos se observaba la quema de llantas de motorizados. Las vías estaban alfombradas de piedras y de tierra, donde flameaban banderas bolivianas. 

      La movilización fue realizada exigiendo siete demandas: dotación de 1.000 ítems de educación para El Alto, construcción de 1.000 aulas, distribución de 1.000 equipos de computación, designación inmediata de directores de unidades educativas, implementación de programas de seguridad escolar y ciudadana, construcción de infraestructuras para la Dirección Distrital de Educación de El Alto Norte y Sur. Por último, implementación del transporte escolar.

      "Ya tuvimos suficiente con la desatención de las autoridades. Los colegios están abandonados y no hay profesores para algunas materias. Es una lástima que tengamos que bloquear para que nos escuchen", dijo Freddy Vargas, cuyas hijas estudian en el colegio Luis Lastra, en el distrito 6, de la vecina ciudad.

      Vargas y decenas de padres de familia bloquearon la Autopista a la altura de la zona Ballivián. Sentados en el asfalto, y lanzando petardos hacia arriba, comenzaron la protesta desde las seis de la mañana.

      Algunos progenitores que estaban en ese punto de bloqueo se quejaron de que sus hijos no pasan varias materias, entre ellas religión, música y artes plásticas, debido a la falta de profesores.

      A raíz de esta movilización, varias personas tuvieron que caminar largos trechos para llegar a su destino. El transporte público desde La Paz llegó hasta el peaje de la Autopista. L   os choferes aprovecharon la situación y cobraron 1,50 bolivianos por tramos cortos.

      Durante la tarde, la dirigencia del sector se reunió con el viceministro de Educación, Armando Terrazas, pero hasta el cierre de esta nota (20:00) continuaba la reunión. 

      El lunes, centenares de padres de familia afiliados a la Federación de Padres de Familia de El Alto (Fedepaf) se movilizaron hasta el Ministerio de Educación en demanda de 700 ítems.

      Patana dice que dinero no alcanza

      La Alcaldía de El Alto invierte el 16% de su presupuesto educativo anual, que asciende a los 100 millones de bolivianos, en infraestructura y equipamiento escolar para las 250 unidades educativas de los 14 distritos que tiene la ciudad vecina.

      "Hemos quedado con muy poco presupuesto para la infraestructura educativa. Definitivamente lo que tenemos no alcanza, pese a que hacemos todo lo posible para manejarlo; no estamos distribuyendo muy bien el presupuesto, porque donde más se necesita son en los lugares alejados", dijo el alcalde de El Alto, Edgar Patana, en declaraciones a ERBOL.

      Según el alcalde, la suma que recibe la comuna alteña anualmente es de 600 millones de bolivianos, de los cuales más de 100 millones están destinados al ámbito educativo. 

      "El presupuesto que tenemos no alcanza para el tema educativo, sólo tenemos 16 millones para infraestructura en los 14 distritos, ese dinero nos sirve apenas para concluir algunos muros perimetrales, algunas aulas, baterías de baño, para comprar computadoras, pizarras acrílicas o mobiliario", remarcó. 

      El resto del presupuesto educativo es distribuido, según Patana, de la siguiente manera: 58 millones de bolivianos van al desayuno escolar, 17 millones al bono Nayraru-sartañataki (Para salir adelante) y lo demás se destina a servicio de internet, agua y luz eléctrica.

      Varios padres de familia que se movilizaron ayer en diferentes puntos de la urbe alteña se quejaron de que los colegios de sus hijos no reciben reparaciones por más de tres años y que están en franco deterioro.



http://www.paginasiete.bo/2012-03-21/Sociedad/Destacados/26Soc00121.aspx