El presidente Evo Morales inauguró el sábado la primera unidad de la termoeléctrica El Kenko, ubicada en la ciudad de El Alto, cuyo funcionamiento aportará 17.5 megawatios al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

"Esperamos que esta termoeléctrica nos pueda permitir seguir avanzando en electrificación, pero también en instalación de nuevas industrias pequeñas, medianas y grandes, damos por inaugurado esta primera planta que va generar 17.5 megawatios", dijo.

La unidad instalada fue fabricada por la empresa General Electric, es modelo TM 2500 de última generación y se constituye en la primera a nivel mundial que operará a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Morales recordó que en 2005 la demanda de electricidad del mercado interno alcanzaba a 850 megawatios, en la actualidad llega a 1.100, por lo que se requiere de mayor inversión económica como también explorar otras tecnologías para ofrecer energía limpia a la población.

De hecho, destacó, que se avanzó bastante en materia de dotar a los bolivianos de energía eléctrica, pues cuando antes viaja, dijo, no había luz, ahora ya se advierte, principalmente en el área rural, bastante iluminación en la noche.

El jefe de Estado manifestó que la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENDE), que en la actualidad es una corporación administrada por el Estado boliviano, nunca fue una empresa deficitaria; sin embargo, con ese argumento fue privatizada en anteriores gobiernos, los que "asaltaban" precisamente a las compañías que daban réditos para la población.

Sin embargo, estas empresas fueron recuperadas por el Estado, como es el caso de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), entre otras, la cual en 2005 ofrecía una renta de 300 millones de dólares al año, en cambio este año la empresa aportará con 3 mil millones de dólares.
"¿Cómo se entiende esto?" se preguntó Morales y aseguró que esa mejora en la economía da cuenta de que nunca estaba equivocado.

Agradeció al Banco Central de Bolivia (BCB), entidad que otorgó recursos para el financiamiento de la primera unidad de la termoeléctrica El Kenko, pero subrayó que no es como antes cuando los gobiernos se endeudaban internamente para pagar sueldos, hoy se hace uso de las reservas internacionales, dijo, para generar proyectos productivos.

Anunció que una segunda unidad que se instalará en la termoeléctrica y que estará lista hasta fin de año aportará hasta con  37 megawatios al SIN, lo cual, dijo, que aún no es suficiente, por ello se está asegurando proyectos como San José en Cochabamba, Miguillas, Misicuni, entre otros sólo en la generación de energía.