Los participantes del mitin se encontraban a pocos metros de algunos ciudadanos que descalificaron el acto, sólo una valla los dividía, por lo que los pedidos y agradecimientos fueron opacados por gritos y alaridos.


Los ciudadanos llegaron hasta el peaje para mostrar su apoyo en la lucha de defensa a la madre tierra, mientras otros pobladores expresaron su desacuerdo con el acto.

Alrededor de 500 personas se concentraron ayer en el peaje de la Autopista que une La Paz y El Alto con la finalidad de realizar un mitin de protesta apoyando las demandas de los marchistas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Por su parte, el presidente de la Subcentral del territorio indígena, Fernando Vargas, agradeció el gesto de la población alteña y aseguró que estas organizaciones son un baluarte social porque cuando en 2003 se generó la Guerra del Gas fueron los que salieron a la palestra para defender los recursos naturales, la industrialización de los hidrocarburos y la salida de las trasnacionales.

Del acto participaron representantes de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), delegadas de la Asociación de Mujeres de El Alto y dirigentes vecinales de los distritos Norte y Sur.

Los partícipes lamentaron que las intervenciones de los representantes indígenas no pudieran ser audibles ante los constantes alaridos generados por supuestos militantes del partido de Gobierno y algunas personas identificadas como funcionarios públicos de la Alcaldía, quienes fuera de abandonar sus funciones, pretendieron atemorizar a los manifestantes con la finalidad de que el acto sea suspendido. Los ciudadanos que llegaron hasta el peaje no olvidaron su cometido por lo que se mantuvieron firmes a pesar de la presencia policial.

"Queremos decirle que como comunidades originarias del oriente no estamos en contra del presidente del Estado, Evo Morales, sino en contra de la política destructora de la madre tierra, del medio ambiente. El parque nacional como parque es patrimonio de todos los bolivianos y bolivianas de acuerdo al artículo tres de la Constitución Política del Estado (CPE). Como territorio indígena el Tipnis es de los pueblos Yuracaré, Mojeño y Chiman y como dueños del territorio estamos con la posición de defender el sector por ser la casa grande de todos, donde se permite vivir y garantizar la subsistencia del Estado Plurinacional", afirmó Vargas en su alocución.

"Por lo tanto, ni el Gobierno ni las trasnacionales podrán atentar contra el patrimonio, por lo que debemos aclarar que nosotros nunca nos hemos opuesto a la carretera, sino a la ruta que se ha trazado para su realización la cual destroza el patrimonio de la casa grande, por consecuente que lo haga por cualquier lado menos por la mitad de la Amazonía", agregó.

Entretanto, el representante del Consejo Nacional de Ayllus y Marcas del Qollasuyu (Conamaq), David Crispín, denunció que la sede de esa organización indígena, que se encuentra en la zona Sopocachi de la ciudad de La Paz, fue intervenida por parte de un grupo militante del partido de Gobierno en un acto violento que fue calificado como cobarde ante la imposibilidad de responder en una mesa de diálogo las percepciones en la problemática del Tipnis.

"Están 20 policías que no nos dejan entrar a las oficinas, donde están los técnicos trabajando y nuestras autoridades están afuera", señaló Crispin en contacto con Erbol.

Según el representante, esta situación es direccionada por regionales de esa organización que fueron desconocidas por el directorio, acusados de intentar dividir al Conamaq y ahora quieren tomar la sede indígena con el apoyo del Gobierno.

"Es el Gobierno el que está detrás de todo esto y está avalando a esas regionales desconocidas que están con el Movimiento Al Socialismo y no lo vamos a permitir", manifestó.


http://www.eldiario.net/noticias/2012/2012_07/nt120705/nacional.php?n=59&-alrededor-de-500-personas-realizaron-un-mitin-de-apoyo-a-marchistas-d