En El Alto, mayoría de menores desaparecidos escapó de casa

La Policía revela además que el 13% de los casos puede ser trata


DATOS Las principales razones por las que los niños y adolescentes salen de sus hogares en aquella ciudad son el deseo de vivir con la pareja y encontrar empleo.

Daniela Romero L. / La Paz - 02/08/2012


    El 87% de los menores que fueron reportados como desaparecidos en El Alto, en los primeros siete meses del año, dejó sus casas por voluntad propia, con el fin de escaparse con su pareja o encontrar trabajo, y luego de un tiempo, la mayoría retornó, informó ayer el jefe de la División Trata y Tráfico de Personas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen alteña, Boris Loayza.

    El paradero del 13% restante aún es desconocido. Del 1 de enero al 31 de julio se registraron 342 denuncias de menores desaparecidos, de los cuales 296, entre niños y adolescentes, volvieron a sus casas. Mientras 46 continúan desaparecidos y se presume que fueron víctimas de trata y tráfico.

    "De esos 296 menores que regresaron a sus hogares, el 60% se fue de sus casas por problemas de conducta, es decir que querían formar un nuevo hogar e irse a vivir con su pareja", explicó Loayza durante un desayuno trabajo organizado por la Defensoría del Pueblo de El Alto que analizó la trata y tráfico de personas y la violencia sexual comercial en menores de edad.

    Los registros dan cuenta también de que el 24% desapareció por motivos laborales. "Los jóvenes fueron tentados por personas que buscan en ellos mano de obra barata. Sin embargo, no fueron obligados ni engañados. Ellos fueron por su propia voluntad a trabajar", explicó el jefe policial durante su exposición.

    El representante de la Defensoría del Pueblo, José Luis Hidalgo, resaltó que el problema de la trata y tráfico crece en la urbe alteña y que los niños y adolescentes son los más vulnerables. 

    "Hay que tomar en cuenta que los que son víctimas de trata y tráfico no siempre denuncian ante las autoridades policiales o del Ministerio Público", declaró el Defensor. 

    Informó que en lo que va del año llegó a su despacho una veintena de denuncias sobre trata y tráfico de menores. 

    Al respecto, Loayza informó que de enero a junio se identificaron 31 casos con suficientes indicios de trata y tráfico de personas, los cuales se caracterizaron en su mayoría por la venta de menores de 12 años a terceras personas para que fuesen trasladados al exterior. En julio, los casos denunciados subieron a 14, los que son investigados.

    Del total de denuncias recibidas sobre desapariciones de menores de edad en El Alto, el 67% corresponde a mujeres y el 33% a varones.

    A partir de los datos, Loayza pidió a la población que no se confundan las desapariciones con el delito de trata y tráfico. 

    "En la mayoría de los casos los jóvenes retornaron a sus hogares con historias de secuestros, raptos y de vulneración a sus derechos", dijo.

Fuente: Pagina Siete
Previous
Next Post »