Los ciudadanos solicitan una mayor limpieza en estos lugares para evitar contagios de diferentes enfermedades al momento de realizar el ejercicio diario.

Ciudadanos que frecuentan los gimnasios exigen que estos centros de entrenamiento estén regulados por las autoridades ediles, ya que aseguran que la máquinas y el servicio deja mucho que desear en algunos de estos centros.

En la urbe existen muchos gimnasios que no cuentan con licencia de funcionamiento, sin embargo, las que sí tienen los documentos de autorización no tienen ningún control sobre los camerinos, la higiene del lugar y la clase de servicio que se presta, según afirman algunas personas que frecuentan estos lugares.

"Existen muchos que sí se puede decir que brindan un buen servicio, pero hay otros que desde el momento en que se ingresa se siente una pestilencia en el ambiente, además en muchos de estos lugares se brinda un mal trato a los clientes porque no se les brinda las condiciones adecuadas para hacer ejercicio", comentó Roger Choque Vecino de Villa Adela.

Estas condiciones inadecuadas, según los usuarios, se traduce en espacios muy pequeños donde las máquinas están pegadas unas a las otras y el ciudadano queda en contacto con el otro individuo.

Otro de los aspectos que preocupa a la población es que, en muchos casos las máquinas son fabricadas de manera casera o no tienen las mismas características de una original.

"Los que conocemos sabemos que, por ejemplo, el peso de las máquinas son de determinado volumen que hace realmente trabajar los músculos sin ocasionar daños en las articulaciones, pero en la mayoría de los lugares nadie puede decir con certeza de que se trate del peso ideal y que cuide las demás partes del cuerpo", aseguró Carlos Jiménez, ciudadano de Ciudad Satélite.

Por ello, ello los usuarios aseguran que las autoridades ediles deberían controlar el buen servicio y las condiciones necesarias de estos ambientes.

"Desde verificar que los espacios estén bien ventilados hasta controlar que las máquinas sean las adecuadas para trabajar, tendrían que controlar los funcionarios de la Alcaldía para garantizar que los ciudadanos que vamos a estos sitios estemos a salvo de contagios y lesiones", comentó Marina Ferrer, ciudadana de Villa Adela.

"Necesitamos que las autoridades verifiquen que los administradores de estos lugares desinfecten bien las máquinas antes que el siguiente decida usarlos, también me gustaría que exista una norma donde se reglamente el funcionamiento de los gimnasios", aseguró Fernando Aguilera, vecino de la zona Ferropetrol.


El Diario.