María Elena Choque, dirigente de los comerciantes ambulantes del
Kilómetro 7, denunció en la víspera que el Municipio alteño aprobó el
asentamiento de 60 nuevos vendedores fijos quienes ahora estarían
pretendiendo desalojar a 40 de sus representados.
Al promediar las 11 de la mañana en la mencionada zona un grupo de
comerciantes ambulantes, quienes circulan por el sector con sus
carros, estuvieron a punto de enfrentarse con otro sector de los
comerciantes de puestos fijos los cuales habría recibido recientemente
sus patentes como vendedores de reproducciones de libros.
La confrontación verbal fue advertida por los propietarios de las
viviendas y oficinas que están ubicadas en ese lugar, quienes
irónicamente salieron en defensa de los comerciantes ambulantes, a
pesar de que siempre recibían el rechazo de los propietarios de otras
actividades económicas formales.
"No es posible que La Ceja se convierta en un mercado persa, como
consecuencia de una política inadecuada de la Dirección de
recaudaciones del Municipio de El Alto, quienes sólo buscan obtener
nuevos pagos por patentes, en contra de la imagen urbana y el daño al
ornato público", expresó Virginia Pacheco vecina de la zona.
En una extensión de más de dos cuadras los comerciantes ambulantes
quienes dieron a conocer que dicho sector sólo vende por horarios, se
vieron sorprendidos cuando los comerciantes de supuestos puestos fijos
con "nuevas patentes" les exigían retirarse del sector.
"Nosotros somos grupos de comerciantes ambulantes y no puede ser
posible que nuevamente el sector de Braulio Rocha que busca siempre
ser favorecido por el alcalde comerciante Edgar Patana, estén loteando
las calles desde la avenida 6 de Marzo hasta el Kilómetro 7 donde se
encuentra la Distrital de Educación, es por eso que nosotros vamos a
sumir las medidas que el caso aconseje y si tenemos que enfrentarnos
por nuestros sector y junto con nuestros hijos lo vamos hacer",
expresó Choque.
Los comerciantes ambulantes que en su mayoría son mujeres, fueron los
más afectados debido a que está en riesgo tanto su mercadería como su
persona y la de sus hijos, ante la modalidad de ofrecer diferentes
productos junto con sus niños quienes en su mayoría son menores de 10
años.
El Diario.