Atolladeros. Transportistas piden el traslado de la feria de los lunes

Congestionamiento. La trancadera que se forma todos los lunes en el sector Puente Vela.

Congestionamiento. La trancadera que se forma todos los lunes en el sector Puente Vela. Miguel Rivas.

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Rivas / El Alto

01:53 / 01 de abril de 2014

Los comerciantes ilegales asentados en el sector de Puente Vela, sobre la carretera que une La Paz y Oruro, serán alejados de la vía a una distancia de entre 10 y 15 metros para aliviar el tráfico vehicular. El operativo se realizará el próximo lunes.

El sector Puente Vela es uno de los más congestionados de El Alto, debido al alto tráfico vehicular y a la presencia de una feria semanal, los lunes, que acoge a aproximadamente 8.000 comerciantes. La Razón informó que este atolladero carecía de controles policial y municipal. A la semana siguiente, guardias ediles y efectivos policiales se presentaron en el sector, pero poco pudieron hacer para aliviar el congestionamiento que sobrepasó a los 30 efectivos desplegados.

El motivo para tal situación es la cantidad de vendedores ubicados cerca de la carretera, de modo que motorizados y vecinos se apretujan en la vía para conseguir algún objeto de esa zona comercial. El operativo anunciado ayer por el director de Asentamientos de la Alcaldía, Carlos Oropeza, tiene la finalidad de aminorar la principal causa del embotellamiento: el asentamiento gremial.

La autoridad municipal explicó que los comerciantes que se encuentran sobre la carretera son ilegales y en contra de ellos apunta la movida del próximo lunes. “Esto lo haremos con los asentamientos ilegales, que son los que están sobre la vía y en otros sectores. Con los legales no hay problemas, claro que si descubrimos a un comerciante con documentos sobre la carretera, también lo vamos a replegar del lugar”, sostuvo.

La ejecución del plan está prevista para el lunes 7. La idea es reubicar a los ilegales a entre 10 y 15 metros de distancia de la carretera que está en construcción. En caso de existir resistencia y no cumplan con la orden, el funcionario municipal anunció que se decomisarán los productos y los puestos de venta.

Este operativo programado para las 06.00 ha sido aceptado por el secretario ejecutivo de la Federación de Gremiales, Braulio Rocha, quien remarcó que su organización apoya la medida edil, “siempre y cuando se intervenga solo en puestos ilegales”. Esta organización agrupa a todos los comerciantes alteños.

El secretario ejecutivo de la Federación Andina de Choferes 1º de Mayo, Silverio Paca, también aprobó el despliegue de los uniformados ediles y de la Policía, pero sugirió un traslado completo de la feria a avenidas adyacentes, lo cual, según su criterio, sería la verdadera solución para descongestionar el área.

Las trancaderas se producen solo los lunes, porque la feria se realiza ese día. Esta feria se instaló hace cinco años con 200 vendedores, pero ahora, de acuerdo con cálculos de la Alcaldía alteña, cuenta con 8.000.

La actividad comercial comienza todos los lunes a las 06.00 y concluye a las 20.00. Los vendedores se asientan hasta a un metro alejados de la vía interdepartamental. Los motorizados que llegan hasta ese punto demoran entre 30 minutos y una hora para cruzar el sitio.

La razón es que éstos se paran en medio del camino para que bajen sus pasajeros o para que otros suban con sus atados. Los minibuses, los taxis y los micros se estacionan en cualquier punto de la vía en busca de pasajeros. De modo que detrás de ellos se forman largas filas de automóviles que viajan o retornan a La Paz.

El lunes 10 de marzo, cuando La Razón llegó al lugar, verificó que este sitio no estaba vigilado por ningún uniformado, ni policial ni municipal, y los choferes protestaban por el congestionamiento. Algunos buscaban vías alternas, pero éstas se encuentran tan deterioradas que se tarda más al bordear el punto crítico.

Un comercio que crece diariamente

Choferes

El asentamiento en el Puente Vela se inició hace cinco años con 200 comerciantes; en la actualidad tiene 8.000, según estimaciones de las autoridades municipales. De esa cantidad, aún no se sabe el número de ilegales, pero no todos tienen permiso edil.


Fuente: La Razón-