Policía frustró 3.446 delitos en El Alto a través de cámaras

Fredd Ramos / Página Siete. Una policía del centro de monitorización indica uno de los lugares donde hay presencia policial.

María Carballo / El Alto


 De enero a abril de este año, al menos 3.446 delitos fueron frustrados en la ciudad de El Alto gracias a que efectivos policiales detuvieron a los antisociales tras detectar sus fechorías  a través de las cámaras de seguridad del Centro de Monitoreo, instaladas en cinco de los 14 distritos alteños, desde el año pasado.


"Cada mes se registran entre 400 y 600 casos frustrados, aunque hay meses en que el número sube. En marzo de este año, se registraron 1.141 delitos  por la fiesta de Carnaval y el aniversario de El Alto (6 de marzo), que es cuando la gente consume más bebidas alcohólicas y es propensa a ser víctima de asaltos", explicó a Página Siete Rodrigo Guaraya, jefe del Centro de Monitoreo de la Alcaldía de El Alto.  


La autoridad policial indicó que el índice de hechos delictivos  frustrados en tres meses de este año es elevado con respecto a lo que ocurrió la gestión pasada. De marzo a diciembre de 2013 (nueve meses), la Policía evitó que se cometieran 4.286 ilícitos.


Guaraya aseguró que este sistema de seguridad trajo buenos resultados ya que se puede detectar  un delito mediante las imágenes y actuar de inmediato para reducir a los antisociales.
Recordó cómo en una oportunidad se evitó un atraco. "El hecho ocurrió la primera semana de mayo. Pudimos ver cómo dos personas interceptaron a un señor, lo tomaron de ambos brazos y lo  llevaron  como si fuera un amigo más", relató.


La víctima fue trasladada hasta un callejón donde recibió una brutal golpiza por parte de los delincuentes. "Para ese momento, los efectivos ya estaban llegando al lugar y se logró auxiliar a la víctima", señaló.


El testimonio de una víctima


Sin embargo, un vecino del distrito 6 de El Alto, Edson Cusi, aseguró que las cámaras no garantizan la seguridad.


 "Me asaltaron la anterior semana a las 18:30 y fue aquí en (mi barrio) donde la cámara está a unos pasos. Iba a mi casa y sentí que alguien quiso hacer que tropezara", relató.
Cuando trató de ver quién le puso la zancadilla, sintió que alguien le ajustó una pita en el cuello hasta que se desmayó. "Cuando me desperté me habían robado la billetera", lamentó. 

Página Siete visitó el Centro de Monitoreo. La sala tiene espacio para cuatro escritorios y en cada uno de ellos hay una pantalla de 32 pulgadas desde donde los efectivos observan los ángulos de cinco a ocho cámaras. "Cuando se nota  un hecho delictivo, nos comunicamos con los patrulleros de calle y ellos actúan inmediatamente", dijo Guaraya.


  Dos  patrulleros que vigilan las calles dijeron que reciben entre 25 y 50 llamadas diarias desde el Centro de Monitoreo   y todas son atendidas de manera satisfactoria. "Estamos satisfechos con lo que hacemos, apenas recibimos la llamada vamos al lugar  y siempre llegamos a tiempo", dijo uno de los efectivos policiales.


 El otro sostuvo que demoran entre dos y cinco minutos en llegar al lugar donde se comete el delito porque se movilizan en motocicletas.

Este espacio de control se inauguró en marzo de 2013 con cinco cámaras y   en agosto se implementaron 25 más.

 
El jefe de la Dirección de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía de El Alto, Juan Carlos Chumacero, indicó que éstas fueron instaladas principalmente en cinco zonas ubicadas en los distritos del 1 al 7. 


"No es una cantidad suficiente, pero hasta el momento este sistema trajo buenos resultados. Están instaladas en las zonas donde los delincuentes operan con mayor frecuencia, son lugares estratégicos", expresó e indicó que espera que en el futuro se pueda  instalar más aparatos.

Cifras  delictivas


Hechos Según  la FELCC El Alto, en la gestión 2009 se  registraron 1.117 delitos contra la propiedad privada y 461 contra las personas. Para la gestión 2011 estas cifras se han incrementado en 1.416 y 714 casos respectivamente,  en la mayoría de los casos de robo patrimonial y de robo a particulares.


Pandillas.  Hasta 2009, se registraron 24 pandillas delincuenciales bajo un "código rojo" que las consigna como las más peligrosas, compuestas por jóvenes y adolescentes con edades  entre  14 y 25 años. Las zonas con mayor número de pandillas son  12 de Octubre, 16 de Julio, Alto Lima, Río Seco, Santa Rosa y Villa Ballivián.


Fuente: Página Siete.